Help 
  Forgot Your LLLID? or Create Your LLLID Here
La Leche League International
To Find local support:  Or: Use the Map




Evitando caer en la Trampa de Dar Consejos

(Avoiding the Advice Trap

Por Jill Whelan, publicado en Leaven Agosto-Septiembre 2001

"¿Hola, Hablo con la Liga de La Leche? Tengo algunos problemas para darle el pecho a mi bebé y necesito que me aconseje"

Como Líderes de LLL a menudo recibimos llamadas así. Después de todo, LLL es la autoridad mundial sobre lactancia y cada una de nosotras como Líder somos expertas por el hecho de haber amamantado por lo menos por un año. Lo que hacemos nos apasiona. Creemos en la misión y filosofía de LLL. Nos encanta que las madres busquen nuestra experiencia en lactancia. A veces nos preguntan directamente: "¿qué crees que deba hacer?" o "¿Si estuvieras en mi posición, tu que harías?" . Tal vez sintamos que les debemos una respuesta a estas madres. Pero respuestas que comienzan con:

  • "Deberías "
  • "Necesitas . . ."
  • "¿Por qué no lo haces así?
  • "Si yo estuviera en tu lugar, haría esto"

caen dentro de la categoría de consejo.

En las sesiones de relaciones humanas (ahora denominadas CST) hablamos de formas en las cuales el dar consejos puede dañar la relación de ayuda. Si la madre acepta el consejo y tiene éxito en resolver su problema, puede hacerse dependiente de la Líder para que ésta la aconseje con respecto a todas sus dudas. Si acepta el consejo y no resuelve su problema, puede perder la confianza en la Líder así como en LLL. Si la madre no sigue el consejo y resuelve su problema, igualmente concluye que la Líder no sabe mucho y probablemente no regresará en el futuro. Si rechaza el consejo y no logra superar su problema, puede resentirse con la Líder por tener la razón, o hacerse dependiente de la Líder. De cualquier forma, la autoestima de la madre no aumentará.

Robert Bolton, en su libro "People Skills" habla de dar consejos como uno de los obstáculos más comunes en la comunicación interpersonal. El mismo autor, quien reconoce que esta forma de hablar rara vez es útil, encuentra que el dar consejos es "una tentación constante". ¡Ciertamente es una tentación para muchas de nosotras como Líderes, tanto novatas como expertas! Sin embargo, Bolton advierte que el dar consejos "implica una falta de confianza en la capacidad de la persona que tiene el problema para entender y lidiar con su dificultad por si misma". El manual de la Líder enfatiza que "cuando alguien ofrece un consejo, también le envía a la otra persona un mensaje no verbal: una falta de confianza en el que escucha. Lo que implica es que el oyente necesita que se le diga qué hacer." Dado el hecho de que el respeto y la confianza son la base de una relación de ayuda, se entiende claramente la necesidad de evitar dar consejos dentro de este tipo de relación.

Dentro de LLL tratamos de animar a las madres a que confíen en sus propios instintos, que desarrollen su propio estilo de crianza y que tomen decisiones sabias basadas sobre sus necesidades y situaciones únicas. Vicky Tanco, Líder en Sao Paulo, Brazil, desarrolló un método para dar ayuda sin dar consejos.

1. ESCUCHA. Espera hasta que te hagan la pregunta. Permite que la madre te dé una entrada a su mundo - sus sentimientos, actitudes y su relación con su bebé. Lleva tiempo conocer a la gente. Una sola llamada suele no ser suficiente. Sin embargo al escuchar activamente, permitiéndole a la madre usarnos como paño de lagrimas, podemos ayudarla mejor a dar el siguiente paso.

2. PREGUNTA Haz preguntas específicas. Usa palabras como "Como" y "Cual" (¿Cuál es el patrón de lactancia de tu bebé? ¿Cómo se ven sus pañales?) en vez de preguntas que se puedan contestar con un "si" o "no". Pregúntale a la madre acerca de sus sentimientos: "¿Qué te parece esa sugerencia?" "¿Cómo te gustaría que se resolviera ésto?"

3. OFRECE OPCIONES Al impartir suficiente información le permites a la madre tomar una decisión informada. Evita decirle lo que tiene que hacer. Puedes usar frases tales como: "Muchas madres encuentran que..." o "déjame leerte lo que dice aquí acerca del tema". Su elección saldrá de su propio discernimiento de la situación y la responsabilidad será suya.

4. ENTREGA EL CONTROL Permite que la información y el apoyo que le ofreces le den a ella el control. Es responsabilidad de la madre decidir el mejor curso de acción para su familia. Ella es la experta en el cuidado de su bebé. La información y el apoyo que tú le estás brindando ayudarán a que su confianza en sí misma como madre vaya creciendo.

Un punto que es importante recordar es que la Líder no es la responsable de persuadir a la madre de que haga algo de determinada forma. No necesitas sentir que has fallado cuando ella toma una decisión diferente a la que tú hubieras tomado o que vaya en contra de la filosofía de LLL. Esa madre primeriza que tal vez elige el destete temprano quizás decida regresar a LLL para recibir ayuda y apoyo con sus siguientes hijos si la dejas con un sentimiento positivo en cuanto a su relación contigo. Ella puede contarles a sus familiares y amigas que tienen bebés sobre la ayuda que tú le diste. Y, ¿quien sabe? ¡Tal vez algún día pueda decidir ser Líder ella misma!

Última modificación 9 de diciembre de 2006 por vbg.
Page last edited .


Bookmark and Share