Help 
  Forgot Your LLLID? or Create Your LLLID Here
La Leche League International
To Find local support:  Or: Use the Map




Deficiencia de luz solar: Como ayudar a las madres a encontrar los hechos

Cynthia Good Mojab, MS, IBCLC, RLC
Hillsboro OR USA

Tomado de LEAVEN, volumen 39, número 4, agosto-septiembre 2003

Traducción gentileza de Cathy Urroz
Revisada por Monica Tesone

Recientemente, la Academia Americana de Pediatría (AAP) sacó un reporte clínico, recomendando la suplementación de vitamina D a todos los bebés amamantados en los Estados Unidos.1 En varios países, los reportes de los medios de comunicación de la recomendación de la Academia Americana de Pediatría han cuestionado la suficiencia de la leche humana. El comunicado de prensa de la Liga de la Leche Internacional, del 17 de abril del 2003, proporciona un breve resumen del asunto y corrige algo de la información errónea comúnmente diseminada por medios de comunicación populares.2 También hay otros recursos disponibles para proporcionar información más detallada que las madres necesitan para tomar decisiones informadas.

La deficiencia de luz solar no es un tema nuevo. La exposición inadecuada a la luz solar, puede ocurrir siempre que no haya radiación solar ultravioleta B (UVB) fácilmente disponible o entre poblaciones cuyas creencias y conductas limitan la exposición de su piel al sol. Sin importar donde vivan, las líderes de la Liga de la Leche pueden ser consultadas para ayudar a madres lactantes a separar los mitos de los hechos en este asunto complejo y controversial sobre la deficiencia de luz solar y la lactancia materna.

Mito 1: "La vitamina D" es una vitamina

Hecho: La "Vitamina D" se clasificó incorrectamente como vitamina en 1922 durante la era del descubrimiento de los nutrientes traza.3 En realidad es una hormona esteroide que produce el cuerpo después de que la piel ha estado directamente expuesta a la radiación UVB del sol. La exposición directa, casual de la piel a la luz solar es la manera más común y biológicamente normal en la que los seres humanos obtienen niveles suficientes de esta hormona. Ya que solo unos pocos alimentos contienen niveles significativos, de manera natural de la vitamina D (por Ej., aceites e hígados de algunos pescados), es raro que las personas puedan obtener cantidades adecuadas de la misma solamente en su dieta, sin requerir suplementación o fortificación de los alimentos.4 Cuando no hay causas orgánicas subyacentes , como prematurez (nacimiento antes de completar 37 semanas de gestación) o enfermedad de hígado o riñón, la deficiencia de vitamina D en realidad es deficiencia de luz solar.

Nota de la autora: El enfoque de este artículo es la deficiencia de vitamina D ocasionada por exposición inadecuada a la luz solar entre bebés amamantados sanos y nacidos a término. Mientras que la deficiencia de vitamina D debido a causas orgánicas subyacentes no se trata aquí, las líderes deben estar concientes de que la deficiencia de luz solar no es la única causa de deficiencia de vitamina D y raquitismo.

La hormona "Vitamina D" juega varios papeles en la salud humana. Actúa como un mensajero químico en una amplia variedad de respuestas biológicas.5 Es, tal vez, más conocida por su papel en mantener las concentraciones apropiadas de calcio y fósforo en sangre y la facilitación de la mineralización del hueso estimulando la absorción de calcio y fósforo en el intestino delgado. En infantes y niños, la deficiencia de vitamina D puede ocasionar raquitismo y enfermedad de los huesos. Los síntomas de raquitismo incluyen fracturas y deformidades de los huesos, debilidad muscular, retrasos en el desarrollo, detención de crecimiento y desarrollo, estatura baja, dificultades respiratorias, tetania (contracción repetida y prolongada de los músculos ocasionada por bajos niveles de calcio en sangre), y en raras ocasiones, ataque al corazón.6 Los estudios han mostrado también que niveles más bajos de vitamina D en personas que viven en latitudes más altas, se relacionan a la diabetes de tipo 1, varios tipos de cáncer, así como otras enfermedades.4,7,8.

Mito 2: La leche humana es deficiente en vitamina D.

Hecho: La leche humana contiene menos de 200 a 400 Unidades Internacionales (UI) por día, recomendación común para infantes de menos de un año de edad.4 Dependiendo del método de medición y del estado materno de vitamina D durante la lactancia, el rango de vitamina D encontrado en la leche humana es de cinco a 136 UI por litro. 9,10,11 Sin embargo, las fuentes naturales de vitamina D para bebés amamantados se encuentran principalmente en las reservas que han desarrollado antes de nacer (para recién nacidos) y la vitamina D que producen cuando su piel es expuesta a la luz solar; la leche humana contribuye una pequeña cantidad adicional de vitamina D.12,13 Ya que los medios biológicamente normales de obtención de vitamina D suficiente para humanos de todas las edades es a través de la exposición al sol, y no de la dieta, la leche humana no debe ser considerada como "deficiente" en vitamina D.4,12,13 Los sustitutos artificiales de la leche humana (fórmulas infantiles) no contendrían niveles adecuados de vitamina D para prevenir la deficiencia de vitamina D y el raquitismo, si no fueran fortificadas con vitamina D.

Mito 3: Todos los bebés exclusivamente amamantados tienen riesgo de tener deficiencia de vitamina D.

Hecho: La deficiencia de vitamina D ocurre porque hay muy poca exposición a la luz solar, no por una deficiencia en la leche humana. Los bebés sanos de término que son amamantados exclusivamente hasta los seis meses con exposición adecuada a la luz solar no están en riesgo de desarrollar deficiencia de vitamina D o raquitismo. Además, a menos de que su madres hubieran tenido deficiencia de vitamina D durante el embarazo, los bebés sanos, de término, nacen con un abastecimiento de vitamina D que les durará durante dos meses en ausencia de exposición al sol.13 En presencia de exposición adecuada al sol, las reservas fetales durarán más y pueden aumentar. La vitamina D que se produce por medio de exposición al sol, que no se necesita de inmediato puede ser almacenada para su uso más adelante.14

Los factores de riesgo para deficiencia de vitamina D y raquitismo incluyen:

  • deficiencia materna de vitamina D durante el embarazo 15, 16, 17
  • confinamiento en lugares cerrados durante el día cuando hay luz solar (por ej., debido a costumbres culturales, vecindarios inseguros, guarderías con atención exclusivamente adentro)18
  • vivir en latitudes más altas (por ej, virtualmente no se produce nada de vitamina D por exposición al sol de noviembre a febrero en Boston, USA [42°N] y de mediados de octubre a mediados de abril en Edmonton, Canadá [52°N]19,20
  • pigmentación de piel más oscura 21, 22, 23, 24
  • vivir en áreas urbanas con edificios y/o contaminación que bloquean la luz solar 19, 22, 23
  • uso de protectores solares 4, 25, 26
  • variaciones estacionales que resultan en menor radiación UVB (por Ej., al inicio de la primavera y finales del invierno en el hemisferio norte) 19,20
  • cubrir todo o casi todo el cuerpo estando afuera (por Ej., debido a clima frío, costumbre cultural, preocupación por el cáncer de piel) 21,22,23,24
  • posición más alta de nacimiento (por Ej., el sexto hijo de una madre tiene más riesgo de deficiencia de vitamina D que su primer hijo)24,27
  • la sustitución de leche humana por alimentos que reducen la absorción de calcio (por Ej., granos y algunas hojas verdes que contienen filatos, oxalatos, tanatos y fosfatos; cereales que han crecido en tierra con alto contenido de estroncio).17,28,29
  • la sustitución de leche humana con alimentos bajos en calcio 17,22,23,27,30
  • exposición al plomo (porque el plomo inhibe la síntesis de vitamina D)31, 32

Al inicio del siglo 20, el raquitismo ocurría a niveles epidémicos en las ciudades industrializadas de Europa del Norte y Norteamérica. Con el uso de suplementos de vitamina D y la fortificación de la leche de vaca, casi se eliminó el raquitismo en casi todas las naciones desarrolladas hacia los años 60´s. Sin embargo, desde los 70´s, se ha documentado raquitismo en infantes amamantados entre poblaciones en riesgo en Europa del Norte, Norteamérica y países de la anterior Unión Soviética.6 La prevalencia nacional de raquitismo en los Estados Unidos no han sido rastreadas, de manera que nadie sabe actualmente la proporción de infantes en Estados Unidos que desarrollan raquitismo.33 Sin embargo, reportes de casos y estudios descriptivos claramente indican que el raquitismo todavía ocurre en los Estados Unidos. El raquitismo permanece como un problema de salud mayor en algunos países en desarrollo hoy en día.17,29,34,35. El raquitismo patente ocurre con más frecuencia en niños de seis a 36 meses de edad que en infantes de menos de seis meses de edad.6, 22,23,24. En recién nacidos de término o prematuros, el desarrollo de deformidades de huesos que sugieran raquitismo es muy raro.6 Muchos niños afectados de raquitismo en la infancia temprana experimentan condiciones socioeconómicas pobres y a veces muestran señales de malnutrición general.3

Mito 4: Expertos alrededor del mundo concuerdan en que la suplementación con vitamina D es la mejor manera de prevenir la deficiencia de vitamina D en infantes exclusivamente amamantados.

Hecho: La suplementación con vitamina D en bebés amamantados es un asunto complejo, global y controversial. Las recomendaciones para la prevención de deficiencia de vitamina D varían de país en país, debido a las diferentes incidencias de deficiencia de vitamina D, factores de riesgo, prácticas culturales y recursos financieros.36 No hay un consenso global sobre como prevenir la deficiencia de vitamina D o de como descartar su presencia entre bebés amamantados o sus madres.26,27 En algunos países, las agencias de salud recomiendan la suplementación para todos los bebés amamantados (suplementación universal), como la AAP en los Estados Unidos (19.71°N), el Ministerio de Bienestar Social (Socialstyrelses-SOS) en Suecia (55-69°N), y la Sociedad Canadiense de Pediatría en Canadá (42-83°N).1,38,39 En otros países, las agencias de salud recomiendan suplementar solamente a los infantes en riesgo (suplementación condicional), como el Departamento de Salud del Reino Unido (50-61°N) y el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica (NHMRC) de Australia (11-44°S).40,41 El Ministerio de Salud en Nueva Zelanda (33-53°S) recomienda suplementos solo en caso de comprobarse la deficiencia de vitamina D.42 La NHMRC en Australia, el Ministerio de Salud en Nueva Zelanda, la Organización Mundial de la Salud (para infantes mayores de 12 meses, niños ya adultos) y UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Niñez) todos recomiendan pequeñas dosis de exposición regular al sol para prevenir la deficiencia de vitamina D y raquitismo.41,42,43,44.

Se ha demostrado que la suplementación con vitamina D es útil para infantes con riesgo de deficiencia de vitamina D y se ha usado para prevenir el raquitismo durante décadas en muchos países. No se conocen riesgos con suplementación de dosis de 200 a 400 UI al día de vitamina D por vía oral.36 Sin embargo, muchas preguntas aun no se han investigado.36 Por ejemplo, nadie sabe si la suplementación con vitamina D tiene efectos fisiológicos dañinos en bebés exclusivamente amamantados sanos (por Ej., alteraciones dañinas al sistema digestivo del infante, aumento en índices de alergia o infección; vómito y aspiración cuando no es tolerado el suplemento) o si una recomendación universal de suplementación de vitamina D afecta de manera adversa las conductas o creencias en relación al amamantamiento (por Ej., aumento en el uso de otros suplementos, introducción prematura de otros alimentos, destete)

Dada la bien documentada importancia de la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses, se justifica la investigación sobre efectos dañinos potenciales tanto fisiológicos como conductuales por la suplementación con vitamina D. Otra cuestión que no se ha investigado adecuadamente es: que medios de prevención de deficiencia materna de vitamina D serían más efectivos en la reducción del riesgo de deficiencia temprana de vitamina D en infantes? Por ejemplo, que niveles de suplementación de vitamina D materna o exposición al sol serían requeridos durante el embarazo para que los bebés nazcan con reservas fetales óptimas de vitamina D? La toma de decisiones de manera informada por parte de las madres requiere que éstas sepan que estas preguntas aun no han sido contestadas.37

Tal vez encuentre o no suplementos de vitamina D sola donde vive la madre. Por ejemplo, en los Estados Unidos, gotas de vitaminas que contienen vitamina D que no requieren receta médica, también contienen otras vitaminas innecesarias para bebés amamantados (por ej., vitaminas A, C y E). Sin embargo, suplementos de vitamina D sola sí se pueden encontrar en Canadá. Los suplementos también podrían contener glicerina, glycol propileno (derivado del petróleo), conservadores, endulzantes y sabores naturales o artificiales. Las fuentes de estos ingredientes en el suplemento pueden estar en la etiqueta o no, lo cual puede ser preocupante para personas que prefieren consumir alimentos y productos alimenticios que no son derivados de animales o que están preparados de acuerdo a creencias religiosas judaicas o islámicas. Es posible que los productores puedan proporcionar información sobre los ingredientes de los suplementos si se les solicita. Las madres pueden consultar con sus proveedores de cuidados de salud respecto de los tipos de suplementos disponibles en su localidad.

Mito 5: Se requiere de una gran exposición al sol para evitar la deficiencia de vitamina D.

Hecho: La AAP recomienda que no se exponga directamente al sol a bebés de menos de seis meses, así como la Organización Mundial de la Salud para infantes menores de 12 meses de edad.44,45 La exposición crónica y excesiva al sol ha demostrado estar fuertemente asociada a un marcado aumento en la incidencia de cáncer de piel en poblaciones de piel blanca alrededor del mundo, así como con el desarrollo de cataratas independientemente de la pigmentación de la piel.46 Sin embargo, la piel tiene una capacidad tremenda para producir vitamina D. La exposición del cuerpo adulto entero a la cantidad más pequeña de radiación UVB que produce un enrojecimiento transitorio, casi imperceptible de la piel, es similar a tomar 10,000 a 25,000 UI de vitamina D oralmente.19,47 Por lo tanto, se pueden desarrollar niveles suficientes de vitamina D a partir de una exposición parcial del cuerpo a pequeñas cantidades de luz solar mucho antes de que ocurra una quemadura de sol.37 Desde este escrito, no ha habido investigación que examine la relación entre el riesgo de cáncer y una vida entera de exposición a niveles mínimos de sol, suficiente para producir niveles adecuados de vitamina D. Así que actualmente no hay evidencia de que estos niveles mínimos aumenten el riesgo de cáncer de piel.37 La investigación ha demostrado que los niños pueden almacenar varios meses de vitamina D cuando se exponen solo a unas cuantas horas a luz solar del verano.8, 18, 48 También, la investigación ha demostrado que bebés caucásicos exclusivamente amamantados menores de seis meses de edad (39° N; Cincinnati, Ohio, US) mantienen su estado de vitamina D adecuado cuando se exponen a la luz del sol durante 30 minutos a la semana (usando solo pañal) o dos horas a la semana (completamente vestidos sin sombrero)18. La exposición a la luz solar requerida por infantes de pigmentación de piel oscura no se ha investigado de manera adecuada.18 En adultos, los estudios de la influencia de la pigmentación de la piel en la habilidad del cuerpo de producir vitamina D han mostrado resultados conflictivos.49, 50 Pero cuando ocurrieron episodios de exposición a rayos UVB de manera periódica durante un tiempo (en otras palabras, dos veces a la semana durante seis semanas), tanto los adultos de piel clara como los de piel oscura mostraron ser igualmente capaces de reproducir vitamina D.47

Muchas agencies internacionales recomiendan pequeñas cantidades de radiación UVB como benéficas para la prevención de la deficiencia de vitamina D, incluyendo El Fondo de Naciones Unidas para la Niñez (UNICEF), la Organización Mundial de la Salud (OMS), La Asociación Metereológica Mundial, El Programa Ambiental de las Naciones Unidas y la Comisión Internacional para la Protección de la Radiación No-Ionizante.46. UNICEF declara que los casos de deficiencia de vitamina D que ocurren fuera de las regiones templadas con débil luz solar son el resultado de sobreprotección al sol y que, "La mejor prevención es el cambio de estos hábitos, y los profesionales de la salud deben insistir en la necesidad de asolearse".43 De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud:

Algo de radiación UV es esencial para el cuerpo ya que estimula la producción de vitamina D... ¡No cabe duda de que un poco de sol es bueno para ti! Pero de cinco a quince minutos de exposición casual de sol en manos, cara y brazos dos o tres veces a la semana durante los meses de verano es suficiente para mantener altos tus niveles de vitamina D. Cuanto más cerca te encuentres del ecuador, donde los niveles de UV son más altos, aun periodos más cortos de exposición son suficientes.44

La cantidad de radiación UVB disponible en la luz del sol varía con muchos factores, como la latitud, altitud, temporada, clima, hora del día, contaminación del aire, reflectividad de superficies del suelo y cantidad de sombra. Hay más radiación UVB disponible más cerca del ecuador (latitud menor), a alturas más altas, en el verano, en cielos más despejados, tarde por la mañana y temprano por la tarde, en áreas menos contaminadas, por superficies más reflectoras (nieve, arena), y en áreas abiertas; hay menos UVB disponible más lejos del ecuador (latitud más alta), altitudes más bajas, en invierno, por cielos muy nublados, temprano en la mañana, al atardecer y en la noche temprano, en áreas más contaminadas, en superficies con menos reflexión (tierra, pasto) y en lugares con sombra. Según la Organización Mundial de la Salud:

  • Más del 90% de rayos UV puede penetrar las nubes
  • Los rayos UV del sol son más fuertes entre las 10 am y las 4 pm (hasta 50% de la radiación UV se emite entre las 11 am y 2 pm)
  • Los rayos UV aumentan al aumentar la altitud (cuatro porciento a intervalos ascendentes de 300 metros).
  • el pasto, la tierra y el agua reflejan menos del 10% de radiación UV
  • la nieve fresca refleja hasta un 80% de rayos UV que ocasionan quemaduras
  • la sombra proporciona hasta un 50% de UV ambiental
  • la arena refleja hasta un 25% de rayos UV
  • la espuma de mar refleja aproximadamente un 25% de rayos UV
  • el 95% de rayos UV penetran el agua y el 40% de rayos UV penetran hasta 50 cm. de profundidad en el agua.44,51,52

El cristal de ventanas, el Plexiglas (Dupont Chemical Company, Memphis, Tennessee, USA) y casi todos los otros plásticos absorben de manera eficiente la radiación UVB, previniendo que el cuerpo produzca vitamina D a partir de la luz solar que atraviesa estos materiales.53

Las variaciones ambientales en la disponibilidad de radiación UVB, las variaciones en cáncer de piel basadas en la pigmentación de la piel (esto es, el riesgo de cáncer de piel disminuye con pigmentación más oscura de la piel.51), así como las creencias y conductas relacionadas con la exposición al sol, influyen sobre las recomendaciones para la suplementación de vitamina D y exposición al sol proporcionadas por agencias de salud alrededor del mundo. También influyen sobre las decisiones de las madres sobre si deben depender solo de pequeñas cantidades de exposición al sol para cubrir las necesidades de vitamina D de sus bebés exclusivamente amamantados o darles suplementos orales de vitamina D.

Como ayudar a las madres a tomar decisiones informadas

Las madres y sus proveedores de cuidados de salud pueden contactar a líderes con preguntas y conceptos erróneos sobre la deficiencia de luz solar, la vitamina D y el amamantamiento. Se puede encontrar más información en una variedad de recursos -impresos o vía Internet (ver cuadro de recursos). La líderes que no tienen acceso a Internet tal vez puedan obtener la información que necesitan de un bibliotecario en la biblioteca pública de su localidad y/o de su Líder a cargo del Enlace Profesional. Como con todos los otros temas relacionados a la lactancia materna, las lideres de La Liga de la Leche no pueden hacer recomendaciones a las madres sobre lo que deben hacer. Sin embargo, si pueden:

  • Explicar que la suplementación oral con la hormona "vitamina D" ha probado ser útil para aquellos infantes en riesgo de tener deficiencia de vitamina D.
  • Proporcionar información sobre los factores de riesgo para el desarrollo de deficiencia de vitamina D
  • Informar a las madres sobre las investigaciones disponibles y clarificar que algunas preguntas aun no han sido investigadas.
  • compartir las recomendaciones locales y globales relacionadas con la suplementación de vitamina D, así como sobre la exposición al sol, y
  • Alentar a las madres a consultar con sus proveedores de cuidados de salud.

Cada madre debe sopesar para su hijo en particular el balance entre varios riesgos: el riesgo de deficiencia de vitamina D, el riesgo de cáncer de piel y el riesgo desconocido pero potencial de consecuencias adversas de salud debido a la suplementación con vitamina D. Algunas madres escogerán darles suplementos de vitamina D a sus hijos. Otras escogerán depender de la exposición regular en pequeñas cantidades de luz solar. Aun otras preferirán emplear evaluaciones médicas, (por ej., medición de niveles de vitamina D en sangre de su bebé) antes de tomar una decisión. Lo que satisface las necesidades de un bebé amamantado, tal vez no satisfaga las necesidades de otro. Las líderes pueden jugar un papel importante en ayudar a las madres a encontrar la información que necesitan para tomar decisiones informadas que tomen en cuenta las circunstancias individuales de su bebé amamantado.

Referencias:

  1. Prevención de raquitismo y deficiencia de vitamina D. Nuevas recomendaciones para la ingesta de vitamina D. Pediatrics 2003; 111(4):908-10.
  2. Liga de la Leche Internacional. Deficiencia de luz solar, "Vitamina D" y Lactancia Materna. 17 de abril del 2003 Comunicado de prensa.
  3. Fraser, La economía fisiológica de la vitamina D. Lancet 1983; 1:969-72.
  4. Holick, M. "Evolución, funciones biológicas y recomendaciones diarias de vitamina D" Vitamina D: Fisiología, Biología Molecular, y Aplicaciones Clínicas Totawa, NJ: Humana Press, 1999; 1-16.
  5. Holick, M. Acciones No-calcémicas de 1,25-dihydroxyvitamin D3 y aplicaciones clínicas. Bone (Suppl.) 1995; 17(2): 107S-11S.
  6. Garabédian, M. and Ben-Mekhbi, H. "Raquitismo y deficiencia de vitamina D" En Fisiología, Biología Molecular, y Aplicaciones Clínicas Totawa, NJ: Humana Press, 1999; 273-86.
  7. Hyppönen, E. et al. Ingesta de vitamina D y riesgo de diabetes tipo 1: Un studio de cohorte-nacimiento. Lancet 2001; 358(9292): 1500-03.
  8. Holick, M. Dilema de la luz solar: Riesgo de cáncer de pecho o enfermedad de huesos y debilidad muscular. Lancet 2001; 357: 4-6.
  9. Specker, B. et al. Efecto de la raza y dieta materna normal sobre las concentraciones de vitamina D en leche materna humana. Pediatr Res 1984; 18:213A.
  10. Hollis, B. et al. La vitamina D y sus metabolitos en leche humana y bovina. J Nutr 1981; 111(7): 1240-1248.
  11. Butte, N. et al. Suficiencia Nutricional de la Lactancia Materna Exclusiva del Bebé de Término Durante los Primeros Seis Meses de Vida. Geneva: World Health Organization, 2002; 27. (Organización Mundial de la Salud)
  12. Makin, H. et al. La vitamina D y sus metabolitos en la leche materna humana. Arch Dis Child 1983; 58: 750-53.
  13. Ala-Houhala, M. Niveles de 25-Hydroxyvitain D durante la lactancia materna con o sin suplementación materna o infantil de vitamina D. J Pediatr Gastroent Nutr 1985; 4(2): 220-26.
  14. Holick, M. Vitamina D y salud de los huesos. J Nutr 1996; 126: 1159S-64S.
  15. Pal, B. and Shaw, N. Resurgimiento de raquitismo en el Reino Unido: Mejorando el manejo prenatal de Asiáticos. J Pediatr 2001; 139(2):337-38.
  16. Daaboul, J. et al. Deficiencia de vitamina D en mujeres embarazadas y lactantes y sus infantes. J Perinatol 1997; 17:10-14.
  17. Thacher, T. et al. Una comparación de calcio, vitamina D o ambos para raquitismo nutricional en niños Nigerianos. . New Engl J Med 1999; 341(8):563-68.
  18. Specker, B. et al. Exposición al sol y concentraciones de 25-hydroxyvitamin D en suero en bebés exclusivamente amamantados. J Pediatr 1985; 107:372-76.
  19. Holick, M. Factores ambientales que influyen en la producción cutánea de vitamina D. Am J Clin Nutr 1995 (Suppl.); 61:638S-45S.
  20. Webb, A. et al. Influencia de la temporada y latitud en la síntesis cutánea de vitamina D3: Exposición a la luz solar en el invierno en Boston y Edmonton no promoverá la síntesis de vitamina D en la piel humana. J Clin Endocrinol Metab 1988; 67:373-78.
  21. Grover, S. and Morley, R. Deficiencia de vitamina D en mujeres que usan velo o mujeres de piel oscura embarazas. MJA 2001; 175:251-52.
  22. Feldman, K. et al. Raquitismo nutricional. Am Fam Physician 1990; 42: 1311-18.
  23. Sills, I. et al. Raquitismo por vitamina D: Reportes de que es obsoleta son exagerados. Clin Pediatr 1994; 33:491-93.
  24. Pugliese, M. et al. Raquitismo nutricional en los suburbios. J Amer College Nutr 1998; 17(6):637-41.
  25. Matsuoka, L. et al. Los bloqueadores solares suprimen la síntesis de vitamina D3 cutánea. J Clin Endocrinol Metab 1987; 64(6):1165-68.
  26. Matsuoka, L. et al. El uso crónico de bloqueadores solares disminuye las concentraciones circulantes de 25-hydroxyvitamina D. Arch Dermatol 1988; 124(12):1802-04.
  27. Muhe, L. et al. Estudio de control de caso del papel que juega el raquitismo nutricional en el riesgo de desarrollo de neumonía en niños Etíopes. Lancet 1997; 349:1801-04.
  28. Robertson, I. et al. El rol de los cereales en la etiología del raquitismo nutricional: La Lección de la Encuesta Nacional Irlandesa de Nutrición. 1943-8. Br J Nutr 1981; 48:17-22.
  29. Özgür, S. et al. El raquitismo y el estroncio en el suelo (tierra). Arch Dis Child 1996; 75:524-26.
  30. Carvalho, N. et al. Deficiencias nutricionales severas en infantes como resultado del uso de alimentos naturistas alternativos a la leche. Pediatrics 2001; 107(4):E46.
  31. Metropolitan Toronto Teach Health Units and the South Riverdale Community Health Center. Por qué los graneros son rojos: Los riesgos en salud debido al plomo y su prevención. Toronto, Ontario: Metropolitan Toronto Teach Health Units and the South Riverdale Community Health Center, 1995.
  32. Berglund, M. et al. Interacciones entre metales y los huesos. Toxicol Lett 2000; 112-113:219-25.
  33. Scanlon, K. Ed. Reporte final, Reunión del panel de expertos en vitamina D. Atlanta, GA, Oct. 11-12, 2001; En línea: www.cdc.gov/nccdphp/dnpa/nutrition/pdf/Vitamin_D_Expert_Panel_Meeting.pdf
  34. Ma, X. La epidemiología del raquitismo en China. J Pract Pediatr 1986; 1:323.
  35. Rafii, M. E Raquitismo en bebés amamantados menores de seis meses y sin suplementación de vitamina D. Arch Irn Med 2001; 4(2):93-95.
  36. Good Mojab, C. Deficiencia de luz solar y amamantamiento. Breastfeeding Abstracts 2002; 22(1):3-4.
  37. Good Mojab, C. Deficiencia de luz solar: una revisión de la literatura. Mothering 2003 Mar-Apr; 117:52-55:57-63.
  38. Greiner, Ted. Comunicación personal. 5 November, 2002.
  39. Sociedad Pediátrica Canadiense et al. Nutrición para infantes sanos. Ottawa: Minister of Public Works and Government Services, 1998.
  40. Comité sobre Aspectos Médicos de los Alimentos y Políticas de Nutrición. y Salud de los Huesos con Referencia Particular al Calcio y Vitamina D, Departamento de Salud, Reporte 49, Londres: The Stationery Office, 1998.
  41. Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica. Recomendaciones diarias de ingestas alimentarias para uso en Australia. Commonwealth of Australia, 1991.
  42. Ministerio de Salud. Guías de alimentos y nutrición para bebés e infantes sanos. (edad 0-2 años): Documento con antecedentes. Wellington, New Zealand: Public Health Commission, 2000.
  43. UNICEF. Vitamina D: Raquitismo en niños y osteomalacia en mujeres embarazas. The Prescriber: Pautas Para el Uso Racional de Medicamentos en los servicios básicos de salud. Dec 1993; 8:11.
  44. Organización Mundial de la Salud. Intersun: El Proyecto Global UV: En línea: www.who.int/peh-uv/FAQ/faq3.htm.
  45. Academia Americana de Pediatría. Luz Ultravioleta: Un riesgo para los niños. Pediatrics 1999; 104(2):328-33.
  46. Organización Mundial de la Salud. índice Global de UV Solar: Una Guía Práctica.Suiza : Organización Mundial de la Salud., 2002.
  47. Brazerol, W. et al. Exposición seriada a rayos ultravioleta B y respuesta en suero de 25 hydroxyvitaminD en adultos jóvenes americanos, negros y caucásicos: Sin diferencia racial. J Am Coll Nutr 1988; 7(2):111-18.
  48. Poskitt, E. et al. Dieta, luz solar y 25-hydroxyvitamin D en niños y adultos sanos. Br Med J 1979; 1:221-23.
  49. Lo, C. et al. Inmigrantes de la India y Pakistán tienen la misma capacidad que los Caucásicos de producir vitamina D en respuesta a la radiación ultravioleta. Am J Clin Nutr 1986; 44:683-85.
  50. Clemens, T. et al. El incremento en la pigmentación de la piel reduce la capacidad de la piel para sintetizar vitamina D. Lancet 1982; 1:74-76.
  51. Programa Ambiental de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud y Efectos Ambientales y en Salud de la Radiación Ultravioleta. Un sumario científico de Criterios Ambientales de Salud 160 Radiación Ultravioleta. Génova, OMS y UNEP 1995
  52. Organización Mundial de la Salud. Radiación Ultravioleta Como un Riesgo en el Centro de Trabajo. En línea: www.who.int/entity/uv/publications/en/occupational_risk.pdf
  53. Holick, M. F. Conferencia que recibió el premio McCollum: Vitamina D: Nuevos Horizontes para el Siglo 21. Am J Clin Nutr 1994; 60: 619-30.

Recursos:

Good Mojab, C. Deficiencia de Luz Solar y Amamantamiento. Breastfeeding Abstracts 2002; 22(1):3-4.

Good Mojab, C. Deficiencia de Luz Solar: Una revisión de la literatura. Mothering 2003 Mar-Apr; 117:52-63.

La Leche League International. Deficiencia de Luz Solar, "Vitamina D," y Amamantamiento. April 17, 2003 Comunicado de prensa

Mohrbacher, N. and Stock, J. El Libro de Respuestas de Lactancia Materna Schaumburg, IL: La Leche League International 2003; 605-607.

Los mitos y hechos de este artículo fueron adaptados con permiso de "Deficiencia de Luz Solar: Una Revisión de la Literatura", por Cynthia Good Mojab, impreso originalmente en la edición de Marzo-Abril del 2003 de la revista Mothering. Ese artículo se puede encontrar en: www.mothering.com/articles/new_baby/breastfeeding/sunlight-deficiency.html

Cynthia Good Mojab, con Maestría en Psicología Clínica, es IBCLC (Consultora en Lactancia Materna certificada por el Consejo Internacional de Examinadores en Lactancia Materna -IBLCE-), ha sido líder de LLL durante más de cinco años y trabaja como Investigadora Asociada en el Departamento de Publicaciones de Liga de la Leche Internacional. Es miembro del panel: Pregunte a los Expertos del sitio de Internet de la revista Mothering, contestando preguntas sobre la lactancia materna. También es investigadora independiente, autora, y educadora en áreas de psicología, cultura y familia, en particular en relación a la lactancia materna. A muchas de sus publicaciones se pueden acceder desde su sitio de Internet (http://home.comcast.net/~ammawell), el cual proporciona información sobre lactancia materna y maternidad/paternidad -incluyendo aun más recursos sobre la vitamina D. Vive en Oregon, EU., con su esposo y su hija de seis años.

Page last edited .


Bookmark and Share