Estreñimiento

¿Está estreñido mi bebé?

En un bebé amamantado la cantidad de pañales mojados o frecuencia de las deposiciones pueden ser indicadores valiosos de su bienestar. De todos modos, el rango de normalidad en los patrones de las evacuaciones de un bebé es muy amplio.

La definición correcta de estreñimiento o constipación se refiere a aquel bebé que experimenta la formación de heces duras y secas que resultan dolorosas y difíciles de movilizar. Los bebés alimentados a pecho rara vez presentan este tipo de deposiciones cuando son amamantados de manera exclusiva.

LOS PRIMEROS DÍAS DE VIDA

En los dos o tres primeros días de vida lo más típico para un bebé es mojar tan solo uno o dos pañales al día. A medida que la producción de leche de la madre aumenta, aumenta también la cantidad de orina. Durante sus primeros día de vida un recién nacido tendrá deposiciones oscuras y pegajosas, llamadas meconio, sustancia que se ha acumulado antes del nacimiento. A medida que el bebé mama calostro, el meconio se irá limpiando del tracto intestinal, de manera que a lo largo de los días las deposiciones pasarán a ser blandas y de color claro. Las heces normalmente son  amarillas, amarillo verdosas o marrón. No es raro que ocasionalmente aparezca alguna de color verde. El olor suele ser suave, con aroma “a queso” y por lo general no es desagradable. La consistencia puede ser descrita como similar a huevos revueltos, natillas,  sopa de guisantes o incluso similar a la mostaza. Con frecuencia se pueden encontrar pequeños pedacitos sólidos en las deposiciones, similares a semillas.

LAS PRIMERAS SEIS SEMANAS

Luego de los primeros días y hasta alcanzar las seis semanas de vida, la mayoría de los bebés tienen deposiciones  de dos a cinco veces cada 24 horas.  Las deposiciones pueden ser del tamaño de una moneda de 2,5 cm de diámetro.  Algunos bebés tendrán deposiciones más frecuentes, aunque también es posible para un bebé sano que sean más espaciadas. Si un bebé menor a seis semanas tiene menos de dos evacuaciones al día, puede ser considerado una variación de lo normal si continúa mojando pañales, gana peso a una tasa adecuada y las deposiciones que genera son de un volumen substancial. Luego de los primeros días, un bebé amamantado debería mojar, en un lapso de 24hs, al menos seis u ocho pañales de tela o  cinco a seis de los descartables. Para darte una idea de cuan mojado debería estar el pañal, vierte 2 a 4 cucharadas de agua (30-60 ml) en un pañal seco. Así es como se debería sentir un pañal mojado normalmente. Esto es más sencillo de medir en pañales de tela. Si utilizas descartables,  debes saber que hay una gran variabilidad dependiendo de la marca y tipo de pañal. Puede suceder que un pañal de determinada marca no se sienta muy húmedo, mientras que otro se puede sentir empapado con igual cantidad de orina. Puede resultarte útil colocar un papel tisú dentro del pañal para ver cuán mojado está

Si la frecuencia de las evacuaciones intestinales disminuye con bastante rapidez, a cualquier edad, asegúrate que tu bebé continúe amamantando con frecuencia (8 a 12 veces por día), en el momento que lo requiera y que no pasa demasiado tiempo succionando su pulgar o el chupete. Si tu bebé ya duerme durante toda la noche, el número de sesiones de lactancia durante el día deberá aumentarse  para asegurar la ingesta adecuada de leche.  Los controles de peso regulares pueden resultar tranquilizadores  para los padres,  para evaluar cómo está creciendo su bebé.

PASADAS LAS SEIS SEMANAS

No es inusual que la frecuencia de las evacuaciones de un bebé amamantado disminuyan cuando el calostro, que tiene propiedades laxantes, desaparece por completo de la leche de la madre luego de las primeras seis semanas. Un bebé de esta edad puede continuar teniendo deposiciones frecuentes, incluso luego de cada sesión de lactancia. También es normal para un bebé amamantado mayor de seis semanas tener sólo una deposición cada varios días. Algunos bebés sanos pueden tener sólo una evacuación por semana. Cuando las deposiciones son menos frecuentes, deberían ser blandas, fluir con facilidad  y de mayor volumen. Mientras que el bebé aumente bien de peso (450-900 gr al mes entre los 3 y 4 meses), moje suficientes pañales y esté alegre y contento no hay motivo para alarmarse frente a deposiciones poco frecuentes. No es necesario darle al bebé laxantes, jugos de frutas, jarabes o ningún otro tipo de “ayuda”. De hecho, forzar las evacuaciones puede resultar dañino para el bebé.

Pasadas las seis semanas de vida, probablemente moje cinco a seis pañales diarios, pero en este caso los pañales estarán mucho más húmedos y pesados. A medida que crece la vejiga del bebé, podrá producir y almacenar aún más orina. Para evaluar la humedad del pañal de un bebé más grandecito, vierte 8 cucharadas de agua (120 ml) en un pañal seco. Eso sería lo que se considera normal para un pañal mojado y  dará una idea de qué esperar. Si en algún momento tienes dudas acerca de si tu bebé está creciendo bien y ganando suficiente peso, consulta con tu médico.

LUEGO DE LAS COMIDAS SÓLIDAS

Alrededor de los seis meses de edad, una vez que se han introducido las comidas sólidas a un bebé alimentado a pecho, aparecen muchos cambios en cuanto a los patrones de sus evacuaciones. Las deposiciones tendrán un olor más fuerte y un color y consistencia diferentes. Es normal encontrar pedacitos de vegetales en el pañal dado que los vegetales cocidos son de las comidas más difíciles de digerir. Luego de la introducción de sólidos, es posible que el bebé experimente  estreñimiento o diarrea, lo cual puede ser una pauta de que no está tolerando una nueva comida. Algunos alimentos con hierro agregado, tal como el cereal de arroz o la leche de fórmula, pueden causar estreñimiento en algunos infantes. Asegúrate de amamantar antes de ofrecer la comida sólida, para asegurar el alimento más nutritivo. Para más información, consulta a la información de  LLL sobre las mejores estrategias para comenzar con los sólidos. El Arte Femenino de  Amamantar es un gran recurso.

Traducido por

Mercedes Pascual, LLL Argentina

Revisado por

Alejandra Elena , LLL Argentina
Marcela Jurquiza , LLL Argentina
Silvina Belluccini, LLL Argentina
Amaranta Avendaño, LLL Argentina  

You can print to paper or to a PDF file.

For best printing results, open the llli.org site in Google Chrome or Microsoft Edge. Although you can view the site well in any browser, printing from other browsers might not operate correctly.

1. Browse to the web document that you want to print.

2. Click the Print button that is displayed on the web page (not the Print command on the browser menu or toolbar).
This opens the browser print window. The window displays a preview of the document that will be printed. The preview might take a minute to display, depending on the document size.

3. In the Printer box, select the desired printer.
For example, if you are working on a Windows computer, and you want to print to a PDF file, select Save as PDF.

4. As required, configure the other options such as the pages to print.

5. Click the Print button.
If you are generating a PDF, click Save. You are prompted for the name and folder location to save the file.

Thank you for your generous donation to our End of Year Campaign.
Labor of Love is our biggest annual fundraiser.

Continue here to give!